___________________________________

 

 

 

____________________________

 

ATCHÚSSS!!!

Viernes, 17 Febrero, 2017 - 20:30

Es lógico pensar que Chéjov se inspiró en los pacientes que como médico recibía o visitaba para escribir los numerosísimos personajes que imaginó. No es extraño suponer que la primera vez que entró en contacto con ellos fuera en su consulta o en el mismo dormitorio del enfermo. O sea que en el origen de muchos de ellos es casi seguro que haya una enfermedad.

 

Nosotros hemos querido unificar esa supuesta enfermedad en todos los que aparecen en el espectáculo... ¿hay algo más común que un resfriado? El catarro es, seguro, la enfermedad más humilde y compartida. Y es también muy contagiosa.

 

A las muchas debilidades que Chéjov derramó sobre todos esos seres, nosotros le hemos añadido una molestia, irrisoria para quienes no la padecen, pero irritante para quienes la sufren. Los personajes, aparte de bregar con sus problemas, deberían acudir a un médico tan comprensivo como lo fue su autor.

 

Amén de que tras un acto involuntario por nuestra parte, como es un estornudo, cuan vulnerables estamos a las consecuencias que puede abocarnos este acto en nuestro destino… a qué tragedias puede arrastrarnos… cómo explicar que no hay intención política o antisocial en un simple estornudo o una ventosidad… dios mío, nuestras vidas a merced de… mejor no pensarlo.