NOTICIAS

-
-
-
-
-
-

 

 

___________________________________

 

 

 

____________________________

 

TOC-TOC

Sábado, 14 Octubre, 2017 - 20:30

 

Me gustaría, antes de que se acomode para disfrutar de la función, advertirle de las posibles consecuencias que puede ocasionar el visionado de ésta. Lo hago para tranquilizarle y explicarle que los síntomas que ocasionalmente puede padecer, son totalmente normales y corrientes y que, a buen seguro, desaparecerán a lo largo de los próximos días. Por ejemplo, si de golpe tiene la visión de la puerta de su casa, abierta de par en par como consecuencia de un terrible olvido, no se angustie seguro que la ha cerrado. Si siente la necesidad de lavarse porque no sabe cuántas personas habrán tocado antes que usted el programa que está leyendo, no se preocupe, tanto los programas, como todo el teatro, con sus correspondientes rincones, han sido correctamente desinfectados y están libres de todo microbio, virus o lo que sea que se precie. No se apure, nadie le tocara sus cosas, sobre todo porque nadie le ha cogido la cartera, ni el bolso, ya que desde su entrada al teatro no lo ha soltado. Tranquilícese, ha llegado a la hora, no llega tarde a ningún sitio. Cálmese, las salidas de emergencia están debidamente señalizadas y el personal del teatro en su sitio y por supuesto la entrada es suya y se la puede quedar para coleccionarla. le prometo que nadie se la va a quitar. Serénese, todo esta ordenado, bajo control, el escenario esta en el escenario, los actores, en sus roles, a punto para empezar y el público en sus asientos, como debe ser, y sobretodo no se obsesione ni se inquiete, le prometo que no hay ninguna escena de sangre, ni de crueldad, ni nada parecido, sólo hay siete actores deseosos de hacerle pasar un divertidísima velada, bajo la batuta de un director que después de los ensayos, sabe perfectamente de lo que le habla. Que se le va hacer, soy carne de diván, uno tiene tendencia a asumir como propios, los problemas que plantea al respetable. Lo dicho, los síntomas desaparecerán y si no es el caso, le doy las señas de mi querido psiquiatra, o casi mejor que eso, vuelva a visitarnos, porque lo más seguro es que usted se haya perdido algún detalle de esta ingeniosa función y necesite un poco más de diversión.

 

Esteve Ferrer