___________________________________

 

 

 

____________________________

 

MANUELA CARRASCO

Viernes, 10 Noviembre, 2017 - 20:30
 
Duración 1 hora 30 minutos
 
 
Resulta de una cierta redundancia aunar los términos Naturaleza y Gitana ya que en la
propia naturaleza del pueblo gitano anida un respeto y un amor por la Naturaleza muy por
encima del común de los mortales que habita en las urbes occidentales. No sólo por sus
raíces nómadas que los han convertido en aliados del medio natural por su contacto
permanente con él, sino por sus propias costumbres rituales, muy cercanas al panteísmo;
los gitanos utilizan señales de la Naturaleza para hacer sus predicciones y saben descifrar sus enigmas.
Si ha existido un poeta que ha sabido plasmar con maestría la Naturaleza y que ha puesto
en valor la cultura gitana ha sido Federico García Lorca. En muchas de sus obras
personifica los elementos naturales (el viento, las plantas, la Luna, el agua, los animales...);
los transforma en personajes capaces de realizar acciones humanas, y en mayor medida
en su Romancero Gitano.
Los cuatro elementos -agua, tierra, fuego y viento- marcan el devenir del pueblo gitano;
podríamos decir que en sí misma la Naturaleza se manifiesta en clave gitana,... por su
poderío, su sensibilidad, sus cambios, su ritmo, sus arrebatos, su carácter impredecible, su autenticidad...
Y cabría subrayar que en todas las artes se ha representado siempre la
Naturaleza como el escenario predilecto para representación del pueblo gitano.
El espectáculo pretende provocar emociones en el espectador
aunando los elementos de la naturaleza con la fuerza expresiva
que el flamenco nos muestra en sus diferentes formas de
expresión como son la música el cante y la danza.
Si existe una mujer en el flamenco que puede encarnar cada
uno de los estadios de la Naturaleza, desde el más agitado
al más suspendido en el tiempo...Es Manuela Carrasco.
Ella es la Tierra, el Agua, el Viento y el Fuego.