NOTICIAS

 

 

___________________________________

 

 

 

____________________________

 

Breve Historia

 

De acuerdo con el Diccionario de Autoridades, podemos definir como Corral de Comedias “a la casa, patio o teatro donde se representan las comedias. Dio este nombre porque ordinariamente están descubiertos”.

Estos corrales, también llamados “Patios de Comedias”, surgen a finales del s. XVI. Los primeros en construirse son los de Madrid, el de la Cruz en 1579 y el del Príncipe en 1582. El de Zamora se inicia el 6 de enero de 1606, y sus diferencias fundamentales con los anteriores radicaban en que era cubierto y, como más delante se verá, en que no tiene en el momento de su creación una finalidad benéfico-asistencial como el resto de los Corrales de Comedia.

La ciudad encarga a varios regidores, entre los que encontramos a Diego Vázquez de Miranda, que busquen un lugar adecuado para las representaciones.
El sitio elegido sabemos que, antes de ser teatro, fue el Monasterio de Santa Paula. Las monjas lo venden y sale a subasta el 9 de diciembre de 1596, pujando por él Tomás García: “Y Tomás García, mercader, vecino de la dicha ciudad, e dixo que ponía e pussó de primera y postrera, el corral grande cay juno a la yglesia y pared de San Caldegatos con que linda, y el otro corral tras él y tras el coro y corredorcillo con el sitio del coro, esas van donde solía estar la capilla e yglesia del dicho Monasterio alto y baxo de lo que se eniende todo lo que está de vender por acienda el dicho monesterio de lo que solían vivir y goár con sus entradas e salidas, dando licencia el ordinario para lo edificar, vibir, a el dicho Tomás García y sus gerederos (sic) y subcessores para casa de morada...”.

Sin embargo el que definitivamente lo comprará será Andrés Vázquez de Miranda, el 11 de enero de 1597, el regidor encargado por la ciudad de buscar lugar donde se representen las comedias, y hermano del notario Francisco Vázquez de Miranda. Esto es lo que se compra: “ Venta por las monjas del que fue convento de Santa Paula, de los corrales de nuestro convento que solía ser de Santa Paula así la igresia y coro alto y baxo y corrales de tracoro y corredorcillo que estaba por bender de la dicha casa, lo cual parece lo pusó en cierta cantidad de maravedís Tomás García, vecino desta çiudad, y andando al pregón lo puxó Andrés de Miranda, vesino y regidor
de la dicha çiudad en quatro mil y ochocientos reales, con los cargos de fuero que las dichas posesiones tienen...”

La compra que hace le regidor no era para él, sino para Francisco Vázquez de Miranda, su hermano. El foro al que se refiere el documento, era uno de 25 maravedís anuales que gravaba al inmueble.
Tras numerosos avatares, el mismo Francisco Vázquez de Miranda se compromete a construir el teatro juntamente con una panera para guardar el trigo de la alhóndiga del Obispo Simancas, y una casa de armas o armería para las de la ciudad; se le da el plazo de un año para concluirlo. Fue edificado en lo que hoy es el Teatro Principal.

El 7 de junio de 1606 sabemos que se realizó la primera reunión de los caballeros regidores de la ciudad en la que se sortea el cargo para repartir los aposentos “por todo este año”, lo que nos hace suponer que el Patio de Comedias quedó inaugurado ese mismo año.

El 9 de agosto de 1602 se dice: "Este día se cometió a Don Luis de Sotelo y Hernán Gómes que traten con la Cofradía de la Candelaria si hará Corral para las Comedias con teatro y asientos cubiertos y aposentos en el ospital y lo concernienten y compongan y se traiga a la ciudad para que si pareziese conbeyente se saque provisiones para que se agan las dichas comedias allí y lo demás que la cofradía sobre ello quiere."

El 17 de agosto de 1604 aún no se había construido porque "Se encarga a Diego Vázquez y Gaspar de Ledesma regidores, para que hagan un Teatro de Comedias."

El 27 de agosto de ese mismo año se dice: "Este día acordaron e mandaron se llamen los caballeros presentes e ausentes dentro de las diez leguas para el lunes primero para tratar el arrendar la recentería del servicio de millones, e para que lo que procediese desto han bisto en hacer un Teatro para las comedias e para tratar lo que se deba hacer en esto se llame para dicho día."

EL 2 de septiembre de 1605 se apremia a los Regidores porque deben construir el Teatro "y que los comisarios busquen el tomar el dinero de donde les pareciere."

El 26 de enero de 1606 el problema sigue sin resolverse y se les pide a los Regidores que lleven a buen fin dicho negocio: "Acordaron y mandaron y de nuevo cometieron a los dichos señores comisarios que luego concluyan y acauen este negocio y agan y otorguen por si y en nombre desta ciudad el asiento y escrituras necesarias y que les parezca con Fracisco de Bázquez de Miranda con quien está tratado el facer la dicha obra en sus casas."

Por fin, el 30 de enero de 1606 se forma el contrato del Patio de Comedias juntamente con la alhondiguilla y la sala de armas.

"Así el 6 de octubre de 1604, el mayordomo y cofrades de dicho hospital daban poder a Antonio Sánchez de Monroy, Pedro Mobellán y Antonio de la Guía para que se encargaran de la contrucción de un patio y corredores y aposentos... para comedias."